Cómo un equipo de investigación de Alberta está trabajando con comunidades indígenas para recuperar tierras

Un grupo de investigadores está brindando experiencia práctica a miembros de comunidades indígenas para enseñarles cómo monitorear los esfuerzos de remediación de las compañías de petróleo y gas en sus tierras tradicionales.

El Centro de Investigación Boreal de NAIT, con sede en Peace River, enseña a las comunidades sobre ecología forestal, identificación de semillas y restauración de turberas, todo como una forma de reclamar sus tierras.

“Las actividades iniciales… fueron capacitar a los miembros de la comunidad para que sean lo que llamamos guardianes, entender cómo funciona la recuperación de tierras, poder hablar con la industria que trabaja en su área para ver si están haciendo un buen trabajo”, dijo Jean-Marie Sobze, director de tecnología de plantas y semillas del Centro de Investigación Boreal.

Después de un verano de incendios forestales sin precedentes en Canadá en el que se quemaron más de 18 millones de hectáreas, el impulso a la reforestación es más importante que nunca, afirmó Sobze.

“El bosque en sí es muy importante… sabemos el papel que desempeña en la regulación de nuestro clima”, dijo Sobze.

“Si no tenemos gente comprometida a restaurar este bosque, con el tiempo vamos a perder más y más bosques, lo que tendrá un impacto en nuestro clima”.

Hasta ahora, el equipo ha trabajado con comunidades de Primeras Naciones y Métis en Alberta y Columbia Británica.

El equipo adopta un enfoque práctico, siendo el aula el patio trasero de la comunidad.

Mujer sosteniendo una cuchilla, clasificando semillas.  En primer plano se encuentran contenedores con semillas.
Debbie Apsassin de Blueberry River First Nation clasificando semillas en el Centro de Investigación Boreal de NAIT en Peace River, Alta. (Presentado por Bess Legault)

“Puedo trabajar con la Madre Naturaleza, así que eso es lo que me encanta de ella, es… hacer este tipo de trabajo y simplemente conocer el territorio de donde vengo”, dijo Jerrilynn Apsassin, quien tomó el programa de capacitación en Blueberry River First. Nación en el norte de BC

“Gran parte del trabajo está orientado básicamente a sanar la tierra”.

El programa se lanzó en Blueberry River First Nation en colaboración con Grandmothers Greenhouse, una startup ecológica lanzada por la comunidad.

“Fue realmente agradable ver esa combinación de ciencia occidental y conocimiento tradicional uniéndose y realmente reforzando el conocimiento que poseen ambos porque hablamos el mismo idioma desde diferentes lugares”, dijo Bess Legault, gerente general de Grandmothers Greenhouse. .

Industria de monitoreo

El programa NAIT capacita a miembros de comunidades indígenas para que puedan monitorear proyectos de petróleo y gas en su región, para garantizar que las tierras regresen a su estado original.

Mientras las compañías de petróleo y gas comienzan el trabajo de remediación de la tierra cerca de Blueberry River First Nation, Apsassin dice que es importante que alguien de su comunidad esté allí para monitorear el trabajo que se está realizando.

“Lo que estamos haciendo es trabajar con líderes de la industria, reunirnos con ellos y luego básicamente trabajarán codo a codo durante todo el proceso de curación de la tierra”, dijo JerriLynn Apsassin.

Una mujer con gafas y una gorra de béisbol negra, y una mujer con una sudadera gris y gafas, ambas sonriendo, posando frente a una hilera de árboles.
Jenna Apsassin y su hermana JerriLynn Apsassin en la tierra de Blueberry River First Nation como parte del programa del Centro NAIT de Investigación Boreal, aprendiendo sobre semillas y recuperación de bosques. (Enviado por Jenna Apsassin)

Jenna Apsassin, hermana de JerriLynn, recuerda cuando el curso los llevó a explorar la tierra para ver cómo la industria del petróleo y el gas afecta a su comunidad.

“Estábamos caminando por el monte y, efectivamente, hay una pequeña planta allí que está totalmente cerrada… simplemente está ahí”, dijo Jenna Apsassin.

“Necesita volver a su estado original si terminan con él”.

Zonas provinciales de semillas

En 2010, el gobierno provincial de Alberta cambió las directrices de remediación que deben seguir las empresas de petróleo y gas, exigiéndoles que realicen una limpieza más exhaustiva de los sitios.

Sobze dice que la remediación puede ser más complicada si la provincia tiene reglas claras sobre qué semillas se pueden plantar en qué región.

“En Alberta, tenemos lo que llamamos zonas de semillas… (ellas) son simplemente zonas ecológicas que la provincia desarrolló para restringir el traslado de semillas de una zona de semillas a otra”, dijo Sobze, lo que, según él, restringe cómo se puede hacer remediación.

Dice que es importante que los pueblos indígenas supervisen los esfuerzos de remediación, porque son los que mejor conocen sus tierras tradicionales.

Un grupo de personas mirando tres trozos de papel marrón con conos de aliso.
Ryan O’Neil del Centro de Investigación Boreal de NAIT en Peace River muestra conos de aliso a personas de la Primera Nación de Blueberry River, BC (Enviado por Bess Legault)

JerriLynn Apsassin dice que Columbia Británica también tiene zonas de semillas y dice que es importante que ella esté allí para asegurarse de que su territorio regrese a su estado natural.

“Como humanos, con el tiempo hemos causado algunos daños y me alegra saber que puedo marcar una diferencia en nuestro territorio devolviéndolo a su estado natural antes de que fuera perturbado”, dijo Apsassin.

Para su hermana Jenna Apsassin, involucrarse en el programa NAIT significa que están creando un futuro mejor para las generaciones venideras.

“Quiero aprender, quiero involucrarme y si esto es algo que mi comunidad va a comenzar a hacer, quiero asegurarme de ser parte de ello y aprender de ello… de esa manera también ayudaré a las generaciones futuras”. ” dijo Jenna Apsassin.

El Proyecto de Investigación Boreal en NAIT con sede en Peace River recibirá 696.404 dólares de financiación del Ministerio de Tecnología e Innovación de la provincia. El mes pasado, la provincia anunció un fondo de 3,6 millones de dólares para la investigación postsecundaria que impulse la innovación y la tecnología.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *