Decenas de refugiados rohingya huyen del centro de detención de inmigrantes de Malasia | Noticias rohingya

La policía culpa a los disturbios después de que 115 rohingya y otras 16 personas de Myanmar escaparan de las instalaciones el jueves por la noche.

Malasia está buscando a decenas de refugiados rohingya y otras personas de Myanmar después de que escaparon de un centro de detención temporal de inmigrantes en el norte del país.

Un hombre murió después de que 131 hombres escaparon de las instalaciones de Bidor en el estado norteño de Perak el jueves por la noche, dijo el Departamento de Inmigración en un comunicado. La policía de Perak dijo que el hombre había sido atropellado por un coche cuando intentaba cruzar la carretera principal norte-sur, y que los hombres huyeron tras un motín en el campamento.

Unos 115 de los hombres eran rohingya y los 16 restantes de otras etnias de Myanmar.

El director general del Departamento de Inmigración, Ruslin Jusoh, dijo que se habían desplegado 375 policías, soldados y voluntarios reservistas para buscarlos.

Malasia es un destino popular para los rohingya, de etnia mayoritariamente musulmana, cientos de miles de los cuales huyeron de Myanmar hacia el vecino Bangladesh en 2017 después de una brutal represión militar eso es ahora objeto de una investigación por genocidio en la Corte Internacional de Justicia.

Muchos han tratado de escapar de las sombrías condiciones en Myanmar y los campos de refugiados de Bangladesh realizando peligrosos viajes en barco al Sudeste Asiático. Alguno 569 murieron o desaparecieron en el mar el año pasado, dijo el mes pasado la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Los habitantes de Myanmar constituían el 88 por ciento de las 185.300 personas registradas ante el ACNUR como refugiados y solicitantes de asilo en Malasia a finales de 2023.

Unos 107.670 de los registrados en la agencia son rohingya que fueron despojados de su ciudadanía por un gobierno militar en la década de 1980. Otras personas de Myanmar han buscado refugio en Malasia en medio de una crisis cada vez más profunda. guerra civil desde que los militares arrebataron el poder al gobierno electo de Aung San Suu Kyi hace tres años.

Malasia no tiene un sistema para procesar solicitudes de asilo y los refugiados son considerados inmigrantes indocumentados. La mayoría vive una existencia precaria, en riesgo de ser arrestados como “migrantes ilegales” o de ser explotados en trabajos mal pagados que los malasios no quieren.

El departamento de inmigración ha acelerado la represión contra los inmigrantes indocumentados en los últimos meses, informando de redadas periódicas, pero al ACNUR no se le ha permitido visitar los centros de detención de inmigrantes para verificar el estatus de los refugiados durante varios años.

En abril de 2022, más de 500 refugiados rohingya, incluidos niños, huyeron de un centro de detención temporal en el estado de Penang y seis fueron asesinados tratando de cruzar la carretera.

Ese incidente también se atribuyó a un motín.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *