Muere el famoso ex director de la Sinfónica de Boston y TSO Seiji Ozawa a los 88 años

Seiji Ozawa, el director japonés que asombró al público con la ágil apariencia física de sus actuaciones durante tres décadas al frente de la Orquesta Sinfónica de Boston, falleció, dijo el viernes su oficina de administración. Tenía 88 años.

El maestro internacionalmente aclamado, con su característica mata de cabello canoso, dirigió la BSO de 1973 a 2002, más tiempo que cualquier otro director en la historia de la orquesta. De 2002 a 2010 fue director musical de la Ópera Estatal de Viena.

Murió de insuficiencia cardíaca el martes en su casa de Tokio, según su oficina, Veroza Japan.

Permaneció activo en sus últimos años, particularmente en su tierra natal, incluso cuando su salud se deterioró. Fue tratado por cáncer de esófago en 2010, y en 2015 y 2016 canceló actuaciones por diversos problemas de salud.

Fue director artístico y fundador del Festival Seiji Ozawa Matsumoto, un festival de música y ópera en Japón. Él y la Orquesta Saito Kinen, que cofundó en 1984, ganaron el Grammy a la mejor grabación de ópera en 2016 por Ravel’s El niño y los hechizos (El niño y los hechizos).

El año anterior, estuvo entre la clase de homenajeados en el Centro Kennedy en Washington, DC.

Varias personas aparecen de pie con cintas multicolores alrededor del cuello en una ceremonia.
De izquierda a derecha, la actriz Cicely Tyson, el director de orquesta Seiji Ozawa, la actriz Rita Moreno, el cineasta George Lucas y la cantautora Carole King en la Casa Blanca el 6 de diciembre de 2015, para una recepción de los homenajeados de ese año en el Centro Kennedy. . (Jim Lo Scalzo/Getty Images)

En 2022, dirigió su Festival Seiji Ozawa Matsumoto por primera vez en tres años, para conmemorar su 30.º aniversario, en lo que resultó ser su última actuación pública.

“Soy todo lo contrario de un genio, siempre he tenido que hacer un esfuerzo”, dijo en una conferencia de prensa en 2014 en Tokio.

“No me gusta mucho estudiar, pero tenía que hacerlo si quería hacer música. Cualquiera con genio puede hacerlo mejor que yo”.

Años seminales en Toronto

En 1965, la Orquesta Sinfónica de Toronto dio un golpe de efecto cuando eligió a Ozawa para suceder a Walter Susskind como el cuarto director musical de su historia. Ozawa acababa de salir de una segunda etapa como director asistente de la Filarmónica de Nueva York bajo la dirección de Leonard Bernstein, su mentor de toda la vida.

“Entré justo después de que la Sinfónica CBC y la Sinfónica de Toronto se fusionaran. Todo era nuevo, para mí y para los músicos”, dijo Ozawa al Globe and Mail en la década de 1990, refiriéndose al grupo CBC que existió entre 1952 y 1964, y Estaba compuesto por varios músicos de TSO.

Además de las actuaciones en su casa en ese momento, Massey Hall, el TSO de Ozawa tocaría en la gran inauguración del Ayuntamiento en 1967.

“Una mejor orquesta es importante, no sólo por razones musicales sino también sociales”, dijo al Globe en 1967. “La gente de Toronto siente que la orquesta es importante, como un equipo de hockey o de béisbol”.

Un hombre de cabello oscuro, bien afeitado, con traje y corbata, aparece dirigiendo a un grupo invisible de músicos en una foto que parece ser del pasado lejano.
Seiji Ozawa aparece el 9 de marzo de 1967 dirigiendo en Toronto, en una actuación que luego se transmitió por CBC Television. (Michael Reichmann/Colección de fotografías fijas de CBC)

Ozawa y la sinfónica de Toronto también representaron a Canadá en el Commonwealth Arts Festival en Glasgow y dos años después formaron parte del programa cultural de la Expo 67 en Montreal.

En aquella época, había pocos músicos no blancos en la escena internacional. En su libro de 1967 Los grandes directores de orquestael crítico Harold C. Schonberg notó los cambios en las filas de los directores más jóvenes y escribió que Ozawa y Zubin Mehta, nacido en India, fueron los primeros directores asiáticos “en impresionar a uno como talentos completamente importantes”.

“Cada repertorio que dirigí en Toronto lo hice por primera vez en mi vida: Tchaikovsky, Beethoven, Mahler, todo”, dijo Ozawa al Globe en 1996. “Fueron un público maravilloso y paciente, que me apoyó mucho”.

Dejaría su puesto para ocupar un puesto similar en la Sinfónica de San Francisco a partir de 1970, antes de dejar su mayor huella en Boston.

Años de auge en Boston

Ozawa ejerció una enorme influencia sobre la BSO durante su mandato. Nombró a 74 de sus 104 músicos y su fama atrajo a artistas famosos, entre ellos Yo-Yo Ma e Itzhak Perlman. También ayudó a que la sinfónica se convirtiera en la orquesta con mayor presupuesto del mundo, con una dotación que creció de menos de 10 millones de dólares a principios de los años 1970 a más de 200 millones de dólares en 2002.

Ozawa ganó dos premios Emmy por su trabajo televisivo con la Orquesta Sinfónica de Boston; el primero en 1976 por la serie PBS de la BSO. Noche en la Sinfónica y el segundo en 1994, por logros individuales en programación cultural, por Dvorak en Praga: una celebración.

A pesar de las excelentes críticas por sus actuaciones en Europa y Japón, los críticos estadounidenses a veces se sintieron decepcionados por los últimos años del mandato de Ozawa en la BSO. En 2002, Anthony Tommasini de The New York Times escribió que Ozawa se había convertido, después de un comienzo audaz, en “la encarnación del director musical arraigado que ha perdido el contacto”.

Pero cuando regresó para dirigir la orquesta de Boston en una actuación en 2006, cuatro años después de su partida, recibió una bienvenida de héroe con una ovación de casi seis minutos.

Una lesión en el rugby le llevó a realizar

Ozawa nació el 1 de septiembre de 1935, de padres japoneses en Manchuria, China, mientras estaba bajo ocupación japonesa.

Su madre, cristiana, lo llevaba a la iglesia a cantar himnos y la familia cantaba en casa, a veces acompañada por uno de sus hermanos que tocaba el acordeón.

Un hombre barbudo cierra los ojos y parece estar cantando en un escenario mientras un hombre bien afeitado cerca hace gestos como director de orquesta.  Los músicos se muestran al fondo.
Seiji Ozawa aparece con el tenor italiano Andrea Bocelli en una actuación el 5 de mayo de 2000 en los Campos de Marte de París. (Jean-Pierre Muller/AFP/Getty Images)

Después de que su familia regresó a Japón en 1944, se torció los dedos jugando al rugby y no pudo continuar, por lo que pasó a dirigir. Estudió música con Hideo Saito, violonchelista y director de orquesta al que se le atribuye la popularización de la música occidental en Japón.

Ozawa dedicó tiempo a la enseñanza (en Boston impartía clases semanales para niños, a los que todos llamaban “Seiji”) y se fomentó en la música clásica en Japón, donde organizó un festival de música de verano en la ciudad de Matsumoto.

En 1998, en los Juegos Olímpicos de Nagano, dirigió una actuación sincronizada vía satélite con músicos reunidos en Beijing, Berlín, Ciudad del Cabo y Sydney.

“Continuaré haciendo todo lo que siempre he hecho, enseñar y dirigir orquesta, hasta que muera”, dijo Ozawa a Reuters en una entrevista en diciembre de 2013.

La oficina administrativa de Ozawa dijo que a su funeral asistieron sólo familiares cercanos ya que su familia deseaba tener una despedida tranquila.

Entre los supervivientes de Ozawa se encuentran dos hijos adultos. Su hija, Seira, es autora y su hijo, Yukiyoshi, actor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *